Voy a intentar ir poniendo al día la web, esta vez, con la boda en la finca Bauskain de Amaya y Harold. Ella de Bilbao, él Suizo, creo que es la boda en la que menos españoles había invitados de todas las que he hecho en mi vida, vamos, que practiqué un poquito de ingles. Decidieron casarse en España, aunque ellos viven en Porlezza, Italia.

Fue una boda civil en un lugar mágico, rodeado de hectáreas de bosque. Harold se cambió en la misma finca, mientras que Amaya se cambió en un hotelito cercano acompañada de sus papis y del pequeño Ander…el ratoncito que nació un tiempo antes de la boda.

La ceremonia se celebra en la antigua vaquería. Harold no tuvo que esperar mucho, además lo poco esperó fué ya rodeado por un montón de amigos llegados de practivamente todo el mundo. Habia invitados de Jerusalen, de Estocolmo, de Paris, de Roma, vamos, una mezcla de culturas alucinante, aunque he de decir que después de que se tomasen cuatro o cinco copas, no había la más mínima diferencia.

Llego Amaya con su padre y Harold la esperaba con tantas ganas que la dió un abrazo de los que te hacen crujir. La ceremonia fue en ingles, aunque tambien hubo cachitos en castellano, super emotiva por cierto.

Despues de la ceremonia les rapte, literalmente 14 minutos, digo 14 porque entre la primera foto que les hice a ellos dos solos y la última, ese fue el tiempo transcurrido. No fue demasiado, pero al menos asi tuvieron unas fotos junto a un roble centenario al que Amaya le había echado el ojo un tiempo atrás.

El resto de la boda, pues un poquito de comida, otro poquito de baile, una actuación improvisada y cientos de abrazos. Fue un día inolvidable y hoy he querido recordarlo con este resumen pequeñito.

 

Leave A

Comment