Teniamos unas ganas infinitas de poder subir este trabajo a la web, quizás por como son Iker y Nerea, quizás por lo bonita que fue su boda o quizás…simplemente quizás. La boda fue Hoznayo, en la Finca La Bicicleta en Cantabría, una boda civil algo bañada por la lluvia, pero increiblemente emotiva. El día comenzó de un tremendo color negro…nubes y algo de lluvía, pero una luz verdaderamente increible para las fotos…eso sí, a Nerea ni puñetera gracia le hacía.

Empezamos con los preparativos de Nerea y su vestido increible, con un bordado de piñas de la fantástica Alicia Rueda. Seguimos con Iker y su traje (clase por los cuatro costados) de Lander Urquijo. Unos días antes ya habiamos hablado de hacer el reportaje antes de la ceremonia y así fue. Una carretera algo mojada, pero un momento único entre ellos, un baile y un “se me esta mojando el vestido”…cosas del directo. De ahí nos fuimos a la búsqueda de una preciosa furgoneta (Sunset camper) que María, la hermana del novio, había contratado para que Iker y Nerea llegasen a la ceremonia.

Un pequeño problema con el agua y un ratito de espera para que los novios llegasen a la ceremonia, es lo que tienen las bodas al aire libre y en Cantabria, todo puede pasar. Amigos, familia, risas y alguna que otra lágrima recordando momentos pasados y también futuros, deseos y sueños cumplidos, y tambien otros que cumplir juntos.

Aquí os dejamos un pequeño, aunque esta vez no tan pequeño, de lo que fue para nosotros ese día.

Os deseamos miles de momentos increibles, cientos de viajes y maletas cargadas de ilusiones…os deseamos que no dejéis nunca de sonreir…y sobre todo, de sonreir juntos.

Gracias chicos por dejarnos formar parte de vuestra historia y por compartir con nosotros un día inolvidable.

Leave A

Comment