Hoy es miércoles, hace un frío terrible en la calle, y me apetece recordar esos días de verano en los que las faldas, las blusas, los polos y las camisetas  eran nuestro atuendo habitual. Voy a enseñaros un pedacito del reportaje que hice en Cantabria a Sandra y Edu.

Comenzamos muy cerquita de mi casa, en el monte de la Hayuela, es un lugar que no se conoce demasiado (afortunadamente), pero para mi tiene un encanto enorme. Es un bosque de secuoyas gigantes mezclado con abetos rojos que esconden entre sus ramas la pequeña ermita de San Esteban, un mirador precioso sobre la bahia de Comillas y San Vicente de la Barquera, además de poder ver, en los días sin calima, el Parque Naciona de los Picos de Europa. Como siempre os digo hacerse fotos no es sencillo, pero hay gente que no tienen el más mínimo miedo o vergüenza al ponerse delante de una cámara. Éste par de locos son exactamente así, naturalidad, espontaneidad y complicidad desde el primer minuto, asi que…fácil y sencillo.

Después de una comida bastante elegante en el Espazio gastronómico de Santa Luzia (es uno de mis sitios favoritos) fuimos a pasear por Liencres, la playa de la Arnia, Covachos… Ya de vuelva para Burgos, la niebla se hizo fuerte en el Alto de El Escudo, y no pude evitar tirar el coche de mala manera en una curva para aprovechar a tirar las últimas fotos del día. Unas pocas vacas locas, un paseo entre moñigas, pero a su vez una luz impresionante, una niebla que queria ocultar, pero no lo conseguía, las copas de los pinos radiata que salpican las laderas de la montaña.

Aqui os dejo unas poquitas fotos, ellos tienen muchas más, pero tampoco es cuestión de aburriros, espero que os gusten.

 

Leave A

Comment